qué se puede hacer en el mes de mayo en sevilla conocer sevilla

¿Qué se puede hacer en el mes de mayo en Sevilla?

El mes de mayo es uno de los meses más interesantes para visitar la ciudad, nos encontramos con la primavera en su momento más álgido y la ciudad lo manifiesta de diferentes formas. En muchas ocasiones en el mes de mayo coincide en sus primeros días con la Feria de abril (con el cambio realizado por el Ayuntamiento hace unos años de dos semanas de distancia con la Semana Santa es más común que la feria se realice también en este mes). Otro detalle importante es que el mes de mayo es el mes dedicado a la Virgen y multitud de cofradías de gloria recorren el centro y los barrios de la ciudad con bellas imágenes marianas. La Virgen de la Alegría, de la collación de San Bartolomé, la Virgen de la
Salud de San Isidoro, las diferentes Marías Auxiliadoras haciendo especial mención a la coronada canónicamente que se ubica en su basílica junto a la Ronda de Capuchinos y la Carretera de Carmona. Y la única devoción cien por cien nacida en Sevilla es la Virgen de la Pastora, aunque hay varias en Sevilla ( San Antonio, Santa Marina, Triana, Cantillana…), el último domingo de mayo, la cita es ineludible con la que reside en el Convento de Capuchinos, el lugar donde Murillo pintara uno de sus más bellos conjuntos y que hoy podemos disfrutar en el Museo de Bellas Artes de Sevilla. Una bellísima talla de origen gaditano y que posee el segundo mejor ajuar dentro de las hermandades de Gloria, después de la Virgen de los Reyes. Ya hace más de 100 años que fue coronada, de hecho a la entrada del convento hay un maravilloso retablo realizado por Enrique Orce que recuerda ese especial momento de la corporación, su recorrido por las calles del barrio es muy reseñable, en especial por la calle Antonio Machín, antigua Manuel Mateos, donde la cofradía se convierte prácticamente en una romería donde los pétalos no dejan de caer mientras discurre la procesión.

retablo de la coronación de la pastora de capuchinos. Convento de capuchinos. Sevilla.

En el mes de mayo también suelen salir habitualmente las hermandades de Sevilla que van a la aldea del Rocío. El discurrir de sus carretas por las calles de la ciudad, unido a los cantes de los peregrinos que acompañan la carretas de plata que cobijan los simpecados, donde se encuentra una imagen de la Virgen de Almonte, es una forma para ver como una parte de la ciudad disfruta de la universal romería onubense.

Carretas del rocío por la Catedral

Desgraciadamente hemos de hacer referencia a una de las grandes celebraciones que poseía antiguamente la ciudad: las cruces de mayo. En los portales de las casas alrededor de una cruz recubierta de papel se reunían los vecinos para adorarla con cantes y bailes. Existen lienzos como el que nos dejó el gran Joaquín Sorolla donde veíamos esos bellos momentos. Hubo un intento de recuperación en los años 80 en la barriada de la Hermandad del trabajo pero no tuvo continuidad. Algunas hermandades han intentado hacerlas revivir pero ese sentido vecinal de sus orígenes, desgraciadamente ya no lo tenemos, aunque sería bonito que se volviera a recuperar.


Cuadro de Sorolla de las cruces de mayo de Sevilla

Por otro lado, el mes de mayo termina con una efeméride muy importante, el día de San Fernando. Cada 30 de mayo celebramos el día del santo patrón de Sevilla, que desde el año 1671 subió a los altares algo que fue celebrado en toda España y como no en su ciudad. Por eso el día de su celebración se abre su espectacular sepulcro (probablemente una de las tres obras de orfebrería más bellas del País) para que los fieles puedan comprobar como a pesar de que han pasado más de 700 años de su fallecimiento, el monarca sigue estando presente en la ciudad que supuso el gran hito de la reconquista española.

También puede gustarte...