La cuaresma de Sevilla

La Cuaresma de Sevilla


En este artículo de La Cuaresma de Sevilla vamos a intentar reflejar cómo se vive en nuestra ciudad esos 40 días previos a la gran semana hispalense.

Aunque me surge la pregunta, ¿dura realmente 40 días la Cuaresma en Sevilla? Esta y otras cuestiones es lo que vamos a intentar aclarar en este artículo.

¿Qué es la Cuaresma?

La Cuaresma son los 40 días de preparación donde los cristianos se preparan para la Pasión de Cristo que se desarrolla en la Semana Santa y que transcurren desde el miércoles de ceniza hasta el Jueves Santo, recordando los 40 días que Cristo estuvo en el desierto. Esta es la definición litúrgica de esta celebración ,y en ese periodo se realiza la preparación del cristiano para la Pasión, Muerte y Resurrección.

¿Cómo se vive en Sevilla la Cuaresma? ¿Realmente se celebra durante 40 días?

En Sevilla una de las grandes celebraciones, si no la mayor, es la Semana Santa. Debido a la importancia de las Hermandades en la vida de la ciudad, la Cuaresma se celebra de una forma muy especial por una gran parte de la población, lo cual convierte esta época en una las más mágicas de Sevilla.

Durante éstos días hay una proliferación de cultos internos (quinarios, septenarios, besamanos….) o externos( vía crucis por las calles, traslados..) y especiales actos de culto.

Pero verdaderamente, en Sevilla, esta forma de preparación para su semana grande no se realiza sólo durante esos 40 días. En realidad, desde el día 1 de enero, comienzan esos cultos con el quinario del Gran Poder, donde se coloca a la portentosa talla de Juan de Mesa la denominada túnica persa que diseñó ese genio del bordado que fue Juan Manuel Rodríguez Ojeda.

Desde ese día del primer culto la ciudad ya comienza su pre cuaresma y preparación para la Semana Santa. Besapiés como el del Señor de Pasión son el preludio primero de la Cuaresma oficial; aunque como estamos viendo no de la sevillana, y la ante sala de esa Semana de Pasión que tanto se añora.


En esa época, también salen los primeros viacrucis a la calle, como el del Cristo de la Buena Muerte de la hermandad de la Hiniesta, es el primer ejemplo donde esos cultos dejan la intimidad de la iglesia y la capilla y se trasladan a la ciudad; la música de capilla se mezcla con los cantos de los hermanos o las voces blancas de la monjas en las diferentes estaciones que realizan las imágenes cuando visitan algunos de los bellísimos cenobios sevillanos.

La Cuaresma en Sevilla. Via crucis del Cristo de la Buena Muerto de la Hiniesta


Es el culto en la calle, un ejemplo en pequeña escala de lo que será la semana de Pasión, pero realizado de una forma íntima, que conmueve y que a muchos sevillanos impresiona incluso más que la misma Semana Santa que antecede.

Pero lo que estamos relatando es sólo el comienzo de una forma muy particular de vivir y prepararse para una celebración única que iremos describiendo con más detalles en posteriores artículos.

Si queréis conocer más a fondo todo lo que hemos comentado en esta entrada tenéis que venir a nuestras rutas dedicadas a la Semana Santa y la Cuaresma.

También puede gustarte...