Pedro de Mena en Sevilla.

Pedro de Mena en Sevilla

La ciudad de Sevilla está llena de obras de artistas excelsos que han marcado tendencias, uno de ellos es Pedro de Mena, artista granadino del Siglo de Oro, hijo de Alonso de Mena, que aprendió el oficio de su padre, curiosamente aprendió al lado del gran Pedro Roldán.

Estuvo en su ciudad natal hasta que fue llamado en 1658 por el obispo de Málaga para quizás su obra más sublime, la sillería del coro de la Catedral malacitana, esta obra había sido comenzada en 1630 pero por diferentes causas estaba inconclusa. Fue la excusa perfecta para trasladarse a Málaga donde creó su taller y desde ese momento va a residir allí.

Otro momento importante de su vida que debemos mencionar es cuando fue nombrado maestro mayor de escultura de la Catedral de Toledo, donde dejó una de sus obras más impactantes: su San Francisco.

El estilo de Pedro de Mena va a diferir de sus coetáneos y sobre todo de las escuelas de su zona geográfica, es un autor de inmensa espiritualidad que va a cambiar su estilo que en un principio estuvo influenciado por su padre Alonso de Mena y Alonso Cano, tornado en un estilo más espiritual donde tuvo mucha influencia de la escultura castellana y de artistas como Gregorio Fernández y donde poco a poco convierte su obra en más simple pero manteniendo su alta calidad artística.

Otro dato a mencionar es que salvo las esculturas de los Reyes Católicos realizadas en las catedrales de Granada y Málaga el resto de sus obras son religiosas. Además tres de sus seis hijos realizaron profesión religiosa.

La obra de Pedro de Mena en Sevilla aunque no es numerosa si es de altísima calidad y se encuentra en importantes monumentos de la ciudad.

Comenzaremos por el conjunto de Ecce Homo y Dolorosa, algo muy típico en su producción, principalmente realizada para conventos pero que también tenemos ejemplos en algunos templos significativos. En Sevilla el templo donde los encontramos es en la iglesia de San Luis de los Franceses, donde podemos apreciarlos en las hornacinas superiores de los retablos de San Luis Gonzaba y San Francisco de Regis.

Retablo con escultura de 
Ecce Homo de Pedro de Mena en la hornacina superior.

Otro importante monumentos donde aparecen los bustos de Dolorosa y Ecce Homo en Sevilla es en el convento de Santa Paula y que podéis conocer a través de la visita de conventos que organizamos.

Y no podía faltar la obra de este gran artista en el Museo de Bellas Artes de Sevilla, en este caso representado con una escultura de San Juanito niño, donde podemos apreciar su refinada técnica, y que busca además de la belleza formal, esa belleza interior y ese hálito de espiritualidad tan característico de este artista.

También puede gustarte...