Los Reyes Magos

Los Reyes Magos

Los Reyes Magos es una de las grandes celebraciones de Sevilla que se encuentra íntimamente arraigada en la ciudad. Su cabalgata es la tercera más antigua de España. La primera se realizó en la Comunidad Valenciana en la ciudad de Alcoy(Alicante) en 1866, la segunda en Granada en 1910 y ocho años más tarde se realizaría en Sevilla(1918). Una de las singularidades es que la cabalgata es organizada por el Ateneo de la ciudad a diferencia de la mayor parte de lugares donde son las autoridades municipales quienes las organizan.

Primera cabalgata de Reyes en Sevilla
Primera cabalgata de Sevilla 1918

Pero qué sabemos de los Reyes Magos, ¿eran realmente magos?.. Curiosamente el mundo anglosajón los denomina de una forma diferente “the wise men”, los hombres sabios. En realidad pensamos que serían astrólogos que conocerían las estrellas, una temática que se desarrollo en el medio oriente desde la antigüedad. Se han realizado numerosas hipótesis sobre su origen, aunque los últimos estudios realizados analizando sus vestimentas piensan que algunos de ellos vendrían del Imperio Parto, para ellos nos basamos en el ropaje que empleaban y como son representados en los primeros momentos; además de la tradición astrológica del mencionado pueblo siguiendo en muchos casos la religión de Zoroastro nos hace pensar que es una interpretación muy fiable.

De hecho las representaciones que tenemos de la época romana de este pueblo, y que podemos ver en monedas o incluso en los altorrelieves del arco de Septimo Severo, son muy similares a los mosaicos de Rávena que ahora comentaremos.

Moneda romana donde se ve un parto
Parto con gorro frigio

Otro interesante dato es el libro “la infancia de Cristo” del Papa Benedicto XVI donde habla que estos sabios vinieron de nuestra tierra( Tartessos). Existen varias referencias en la Biblia a esta civilización, la más desarrollada del Occidente antiguo. Así en el libro de los Salmos se dice:

“Que le paguen tributo los reyes de Tarsis y de las costas remotas; que los reyes de Sabá y de Seba le traigan presentes. Que ante él se inclinen todos los reyes”.

Quizá aquí nos esté diciendo cual sería el origen de estos hombres.

La primera representación iconográfica donde aparecen los nombres de los Reyes se realiza en el siglo VI en la iglesia de San Apolinar nuovo de Rávena, es curioso porque son mosaicos bizantinos y Bizancio es el lugar donde en aquella época se encontraban los restos de los Reyes llevados allí por Santa Elena, madre del emperador Constantino. Aquí vemos que los magos son 3, ya que en el evangelio de San Mateo, el único que habla de este pasaje no menciona ni su número ni sus nombres. Si existe algún documento o referencia artística anterior no ha llegado a nuestros días.

Primera representación de los Reyes Magos. San Apolinar en Rávena

Analizando los ropajes podemos ver que coinciden con los ropajes de los partos que habíamos visto en las representaciones de época romana anteriormente comentadas.

Otro detalle importante, es que conocemos que ni Cristo nació en Invierno ni tampoco en el año 0. Uno de los elementos para conocerlo es que los magos se dice que siguieron a una estrella; hoy se piensa que esa estrella no era tal sino una conjunción de planetas, concretamente venus y júpiter que ocurrió en la primavera del año 7 a.c. (aunque algún autor habla de un hecho similar en la constelación del carnero que era la que se identificaba con Judea en la primavera del 6 a.c.)

Además esa diferencia con el calendario actual que en teoría comienza con el nacimiento de Cristo, es debida a que Dionisio el Exiguo no calculó el año O y se equivocó con los años del reinado de Octavio augusto; si corregimos sus errores nos da que el nacimiento sería el año 7 o 6 a.c. que es la fecha de esa conjunción planetaria que observaron estos hombres sabios. El hecho de que hoy lo celebremos en invierno y no en la primavera es debido a que la iglesia trasladó la festividad a las fechas actuales para que coincidiera con la celebración romana del Sol Invictus y así coincidir con una celebración a la que estaban acostumbrados los habitantes del Imperio Romano.

Comentamos que los restos de los Reyes se encontraban en Bizancio, de allí fueron llevados a Milán por el obispo de esta ciudad San Eustorgio. En la ciudad del norte de Italia estuvieron hasta que en el año 1164 el emperador Federico Barbarroja atacó la ciudad y regaló al obispo de Colonia las reliquias de los Reyes. Su idea era convertir la ciudad alemana en un lugar de peregrinación, algo muy importante en la Edad Media, y que mejor que con una de las grandes joyas de la cristiandad, los restos de los Reyes Magos, que hoy están representados con tres coronas en el escudo de la ciudad.

Escudo de Colonia

Para guardar los restos buscaron un edificio adecuado y construyeron una de las más espléndidas catedrales de la historia. Hoy en su interior alberga un gran arca con las reliquias de los Reyes que consiguió recuperar Santa Elena de Saba .

Arca con los restos de los Reyes Magos en la Catedral de Colonia

Los Reyes Magos hace mucho que pasaron la barrera de la Inmortalidad y su historia está íntimamente vinculada al nacimiento de Cristo. En nuestro país se les tiene un especial cariño y ejemplo de ello es que hasta tienen dedicado un monumento en la localidad alicantina de Alcoy.

También puede gustarte...