150 años de la muerte de Bécquer. Monumento en Sevilla

150 años de la muerte de Bécquer

Hoy hace 150 años del fallecimiento de Bécquer o mejor deberíamos decir del momento en que llega a ese Olimpo de los elegidos, todas las penurias que pasó en su vida se transformaron en su vida de la fama, convirtiéndose en uno de los poetas elegidos, el gran poeta del Amor en la lengua española.

Denostado por muchos, el paso del tiempo lo ha ido colocando en su lugar y ha hecho que a nuestro paisano se le reconozcan los méritos de esa corta pero intensa vida que disfrutó.

Su obra no murió con él, aunque hasta a sus amigos sus rimas no les cuadraba en ocasiones. También sufrió imposturas que por suerte han sido corregidas con el tiempo.

Si no hubiera existido Bécquer seguramente muchos grandes poetas no serían lo que fueron: los hermanos Machado, Cernuda (que siempre evocaba el regreso del gran poeta y su hermano a su Sevilla), Juan Ramón Jiménez que estudió en Sevilla y que antes de volver a Moguer quiso despedirse del gran poeta y Montesinos, uno de sus grandes estudiosos.

Aunque vivió en muchos lugares de España y recorrió la península, Bécquer siempre será un poeta de Sevilla. En muchos lugares de la ciudad aún se puede sentir su esencia. La calle Conde de Barajas, ¿cuántas veces correría en la plaza de San Lorenzo y entraría a ver al Gran Poder?. La plaza del Duque, donde pasó tantas horas de lectura. La calle Tetuán donde descubrió una sensación que hizo que sus poemas cambiaran el mundo. El patio de Banderas, aprendiendo un oficio para el que no estaba predestinado.

Pero es 22 de diciembre, y tenemos que evocar esa fría noche del día 24 de diciembre, donde seguramente con sus parientes o sólo con su hermano, casi al llegar las doce de la noche entraría en el compás del monasterio de Santa Inés y al escuchar el órgano, olvidó todas las historias que había leído de los amores del rey Pedro y la fundadora del convento. Su prodigiosa mente imagina como ese hombre enjuto, mayor que toca el órgano hace que Sevilla entera acuda a esa eucaristía…..Si, hablamos de la leyenda de Maese Pérez, ya que Bécquer no sólo nos describe los ojos azules y verdes de aquellas guapas mujeres de la época, sino que su mente nos traslada a leyendas singulares y la que se celebra en Sevilla en Nochebuena es muy especial en estos días, además estos duros tiempos de epidemia necesitamos genios que nos hagan evadirnos con sus historias que a la postre se convierten en uno de los más bellos relatos de Navidad que nunca se haya escrito.

150 años de la muerte de Bécquer y está más presente que nunca entre nosotros. Esperemos que nunca lo olvidemos y sus versos sigan recitándose en todo lugar donde exista el amor, la bondad y la sensibilidad.

No olvidemos nunca a este universal poeta sevillano.

Os invitamos a realizar nuestra ruta sobre Bécquer y Sevilla para conocer a fondo a este genio de las letras.

También puede gustarte...